sábado, 7 de agosto de 2010

Musa paradisiaca

La Especie musa paradisiaca es una planta arbórea o hierba de gran talla, perenne, de 4 a 6 metros de altura, de la familia Musaceae. Su tronco es erecto. Sus raíces son fibrosas y se originan de un tallo subterráneo en rizoma, del cual nace un tallo corto y tuberoso, que produce hojas alternas muy grandes, provistas de un robusto pecíolo cuya base ensanchada es envainadora, frondosas, caídas, orbiculares, hendidas en gajos de color verde claro. De entre las hojas se origina un pedúnculo floral que lleva la inflorescencia, llamado régimen, formado por brácteas imbricadas de color morado, de cuyas axilas brotan las flores sentadas de color blanco amarillento o rojizo, olorosas. Sus frutos son parecidos a pequeños pepinos, son largos, carnosos, indehiscentes, lisos superficialmente, corvos, algún tanto exagonales, cubiertos de una capa o corteza exterior verde en un principio, amarilla a medida que va madurando y negra al llegar a su completa madurez, dispuestos en racimos y sin semillas. Las pencas de las bananas se cortan con los frutos verdes, los cuales completan después su maduración.

El bananero es una planta de gran utilidad para el hombre. Sus frutos maduros, así como los verdes cocidos o fritos son comestibles; con ellos se obtiene una harina empleada en la cervecería para preparar la malta, y también puede aprovecharse en la fabricación de vinos y aguardientes. Los pecíolos tienen fibras textiles, y los tallos, hojas y cáscaras de los frutos pueden aprovecharse como abonos en los terrenos de cultivo.

Cuando se corta el tallo o el pecíolo de una hoja o la extremidad del régimen inmediato al fruto, brota abundantemente un líquido incoloro e inodoro que transmite a la ropa una mancha indeleble de color rojo oscuro, que contiene una gran cantidad de tanino.

Su lugar de origen es probablemente el Asia y se cultiva en climas tropicales. En francés esta planta se llama “Bananier” y su fruto “Banane” y “Platane”.

El fruto tarda entre 80 y 180 días en desarrollarse por completo. En condiciones ideales fructifican todas las flores femeninas. Puede haber entre 5 y 20 manos por espiga, aunque normalmente se trunca la misma parcialmente para evitar el desarrollo de frutos imperfectos y evitar que el capullo terminal insuma las energías de la planta. El punto de corte se fija normalmente en la "falsa mano", una en la que aparecen frutos enanos. En total puede producir unos 300 a 400 frutos por espiga, pesando más de 50 kg.

El fruto es una falsa baya de 7 a 30 cm de largo y hasta 5 de diámetro, que forma un racimo compacto. Está cubierta por un pericarpo coriáceo verde en el ejemplar inmaduro y amarillo intenso, rojo o bandeado verde y blanco al madurar. Es de forma lineal o falcada, entre cilíndrica y marcadamente angulosa según la variedad. El extremo basal se estrecha abruptamente hacia un pedicelo de 1 a 2 cm. La pulpa es blanca a amarilla, rica en almidón y dulce; en los plátanos puede resultar algo astringente o gomosa por su contenido en látex. Muy rara vez las variedades diploides o tetraploides producen semillas, negras, globosas o irregulares, con la superficie rugosa, de hasta 16 × 3 mm de tamaño, incrustadas en la pulpa.


Referencia

1. Cazabonne, Christian, 2009, Bananero (musa paradisiaca), en línea. 06 de agosto del 2010, disponible en: http://www.freshplaza.es/news_detail.asp?id=24711

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada